martes, 22 de agosto de 2017

¿Nos están engañando con el dinero?

El dinero, el money, el parné, l'argent, es el oxígeno que mueve las arterías de nuestro mundo y propulsa nuestras pupilas de bípedos hacia un sueño codificado en galaxias y estrellas. Pero, ¿estamos dentro de un máquina bien engrasada o somos victimas de una de las mayores estafas jamás concebidas? Si es así, ¿quién y cómo nos hace vivir una vida mucho más precaria de la que deberíamos llevar? Personas y lugares tan dispares como una pastelería tunecina del parisino Distrito 13, un banco de inversión en Nueva York. O una abuelita que pasea por Lisboa, tienen en común una cosa: mueven su dinero a través de la banca moderna. Todos son víctimas de un sistema económico, trampeado por los grandes bancos y utilizado por los gobiernos para salir al paso.


El truco para desplazar, poco a poco, el valor real de tu dinero (tus ahorros en papel-moneda) hacia los grandes conglomerados bancarios es prácticamente un robo. Esos billetes que contienen el tiempo y el esfuerzo de cada individuo (incluso de generaciones anteriores) valen cada año menos.Cada vez que un banco central decide imprimir dinero (en nuestro caso el europeo) tu dinero pierde valor porque hay más oferta en el mercado. Lo trágico no es eso (que es hasta cierto punto normal), sino que cada vez que se imprime dinero los bancos hacen su agosto dando un sartenazo.

Bienvenido al gran casino Ponzi
Bienvenido al gran casino Ponzi de las divisas mundiales. Aquí, las cartas están marcadas de antemano, y empezarás perdiendo siempre. Nos referimos al mercado mundial del dinero. Porque el dinero no sólo se imprime y viene a la vida, sino que, con el sistema actual de divisas fiduciarias nace creando una deuda para todos los que lo tocan. ¿Empezamos mal, no? Cuando el Banco Central Europeo (en nuestro caso) quiere poner dinero en circulación, lo deja las bancas de cada país (a un interés del – 0.1 a día de hoy). Estos bancos luego dejan el dinero a gente corriente como tú o como yo a un 3 o 4% de interés. Y lo mismo hacen con el gobierno a través de los bonos.

       

 La explicación más lucida de este entramado nos llegó a través del 'Concursante'.

Así, de la nada, nace un dinero que ya está pagando intereses de deuda. Los gobiernos, normalmente, utilizan ese dinero para pagar el déficit público; o sea, los pufos. Así piden dinero prestado, para pagar sus anteriores deudas. Es lo que se conoce en la jerga de las inversiones como estafa piramidal o esquema Ponzi. Pero espera, se pone aún mejor: los precios absorben como una esponja esa nueva emisión de papel-moneda y suben para mantener el valor de las mercancías.

Dale a la machine, Richard
Esto, como te puedes imaginar, no ha sido siempre así. El dinero nació como un estándar de intercambio para sustituir al trueque. Existía consenso sobre su utilidad porque todo el mundo sabía que estaba respaldado por un metal precioso como el oro o la plata. Los primeros en desvalorizar el dinero fueron los chinos de las dinastias Yuan y Ming en el siglo XI de nuestra época. Y, sí les dio resultado (pero no la liaron tanto, ese es otro tema). No se volvió a tocar este modelo hasta que en EE.UU un ahogado R.Nixon (ex-presi de EE.UU) decidía acabar con el patrón oro y abrir la veda.

 
      La ecuación es simple: cuanto más dinero se crea, menos vale cada unidad.

Poco más de 50 años después, el mercado de divisas (donde se negocian los precios de las monedas) mueve 3 billones al día. Lo que significa que, probablemente, si tu país no tiene una divisa fuerte como el Euro, el Dólar, el Yen, el Yuan o el dólar canadiense, los inversores pueden hundir o lanzar el precio de tu divisa. Ya lo advirtió el Nobel de economía Richard Maynard Keynes: “De esta manera (refiriéndose a los billetes sin respaldo) se puede secreta y discretamente confiscar la riqueza de los pueblos; y ni uno en un millón se dará cuenta”. 

¿Quién sale ganando con esta martingala?
Ni tú, ni yo, ni tu vecino racano del segundo sale ganando con esta martingala (nos perjudica lenta, pero enormemente). Pero, es increíble la cantidad de beneficios que tiene para los bancos. Primero: ellos tienen el dinero antes que nadie; pueden comprar cosas antes de que lleguen los nuevos billetes al mercado, haciéndolo más barato. ¿Porqué? Porque cuando esos billetes lleguen a la calle harán subir los precios (inflación). Segundo: los Bancos Centrales dejan el dinero a un interés y eso les granjea beneficios ya que muchos son entidades privadas o cuanto menos opacas. La Reserva Federal Estadounidense por ejemplo (su banco central) reparte un 6% de intereses anuales a sus accionistas.


217 años después, los bancos centrales son el puntor neurálgico de la economía.

Tercero (y no por ello menos importante): los bancos dejan mucho más del dinero que tienen en sus arcas. En España, los bancos sólo están obligados a tener un 10% en efectivo de la cantidad que ha depositado la gente en ellos. Esto se llama “Coeficiente de reserva fraccionaria”. Lo demás son números en una hoja de excel. Cada vez que el Banco recibe dinero del Banco Central o de tu cartera, puede multiplicarlo exponencialmente, dejando ese otro 90% a otras personas. A medida que lo van devolviendo (con intereses) se va ramificando la operación. 

¡Si quieres enterarte de más triquiñuelas para desposeernos, no dudes en seguir nuestras historias en Facebook o Twitter!

Más manipulaciones y conspiraciones locas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario